Uso de Supresores de Transientes

Las Sobretensiones Transientes son una de las perturbaciones más comunes presentes en la red eléctrica, conocidas también como TRANSIENTES, se caracterizan por su alta magnitud, que puede alcanzar valores de decenas de kilovoltios, y tiempos de duración muy cortos, del orden de los nano o microsegundos. En la figura adjunta se muestra su forma de onda característica.

 

 

Los TRANSIENTES están siempre presentes en cualquier red eléctrica asociadas inherentemente a su funcionamiento. Estas SOBRETENSIONES pueden ser generadas por maniobras en la red eléctrica, funcionamiento de luminarias, partidas de motores, variadores de frecuencia, operación de fuentes conmutadas, etc. La desconexión de un ventilador o la simple operación de una fotocopiadora pueden provocar sobretensiones de hasta 2 kilovoltios.

Dependiendo de su magnitud, los TRANSIENTES pueden causar la destrucción inmediata de los equipos electrónicos sensibles o el envejecimiento progresivo de sus componentes reduciendo su ciclo de vida útil.

 

 

Fig. Nº2: Daño provocado por sobretensiones transitorias en equipos electrónicos.

Al afectar la disponibilidad de equipos electrónicos críticos como PLC, servidores, equipos de comunicaciones, etc. los TRANSIENTES provocan importantes pérdidas asociadas a detención de procesos,  perdida de datos, reparaciones e  interrupción de servicio a clientes. Los elevados costos asociados hacen prioritario tomar las medidas de protección necesarias para evitar los efectos nocivos causados por estas SOBRETENSIONES, asumiendo este objetivo como una inversión en seguridad y no como un simple gasto.

Por la rapidez con que se desarrollan y propagan estas SOBRETENSIONES, algunos equipos acondicionadores de red comúnmente usados; estabilizadores de voltaje y UPS por ejemplo, no resultan lo suficientemente rápidos para bloquearlas, pudiendo ellos mismos resultar con daños.

El único dispositivo que ha demostrado ser realmente efectivo como protección contra estas  SOBRETENSIONES es el SUPRESOR DE TRANSIENTES. Los SUPRESORES se conectan en paralelo con los equipos a proteger y operan en tiempos tan cortos que logran limitar las  SOBRETENSIONES a un nivel seguro para éstos, evitando fallas y prolongando su vida útil.

 

Teniendo presente la importancia de su función protectora, al elegir un SUPRESOR de TRANSIENTES se debe seleccionar un fabricante reconocido que sea capaz de acreditar la calidad de sus productos. La reconocida marca DEHN de Alemania, se ha especializado durante más de 100 años en el tema de la protección de instalaciones y equipos contra SOBRETENSIONES TRANSIENTES y sus productos han sido certificados por los más reconocidos laboratorios del mundo, KEMA, UL, CSA, etc.  DESIMAT es el representante exclusivo de DEHN en Chile desde hace más de 12 años, poniendo a disposición de sus clientes el más amplio stock de SUPRESORES para aplicaciones en redes de energía y señal.